martes, 19 de junio de 2007

ORACIÓN DEL MAESTRO:



PERMÍTEME SEÑOR

Conocer, comprender y educar a todos mis alumnos; tratarlos con
autoridad y firmeza sin maltratarlos; respetar su individualidad,
independencia y libertad; haciéndoles entender que tienen deberes y
colaboración con los demás.



Recordar siempre que la misión que me has encomendado, aunque difícil es muy bella;
"Formar el mundo del mañana".

Oírlos en sus dudas y reclamos, aceptando que como humano no soy dueño de la verdad y por lo tanto he fallado y puedo equivocarme.

Señor, que todo sea por el bien de mis alumnos que son mi mayor compromiso.

3 comentarios:

CLEANTECH CHALLENGE dijo...

me parce muy certera esta reflexion, ya que encierra el como debemos actuar en nuestra profesión.

anita dijo...

super!!

clemencia dijo...

Que reflexiones para nossotros los maestros excelentes